A cuatro manos

Seré breve. Antes que nada, mi abrazo a los compañeros de El País que han perdido su trabajo. Y a los 8.000 que lo han/hemos perdido durante esta crisis. Y a los miles que aún lo perderán, vaya por adelantado mi abrazo y mi pésame.

Pero he leído el artículo (me resisto a llamarlo Editorial) de El País “A nuestros lectores”, y voy a hacer algunos breves comentarios que, estoy segura, a nadie le importan demasiado. De todos modos, ya en Twitter los hice esta mañana y me quedé a gusto. Aunque se conoce que no lo bastante, porque vuelvo a ello.

Para empezar, los periodistas que, como yo, se han visto obligados a escribir un texto a medias con un abogado, reconocerán el estilo. Algunos latiguillos como “en aplicación de las leyes vigentes” muestran al abogado; las contradicciones internas del texto muestran que está escrito a dos voces. Como cuando dice que “el País ha anunciado pérdidas”,  y más adelante ya afirma rotundamente que el diario “ha entrado en pérdidas” en el presente ejercicio. Debe de ser que la situación empeoró mientras escribían el artículo. Nadie dice que sea más fácil tocar el piano a cuatro manos que a dos.

El artículo reconoce amenazas a los trabajadores, cuando afirma que la huelga de firmas “cesó tras recibir una advertencia quienes la llevaron a cabo de que su actitud podía considerarse como ruptura unilateral del contrato”. No quiero imaginar el ambiente en la redacción en ese momento “o firmas o a la puta calle”.

Llegados a este punto, muy divertido resulta, a mi parecer, leer todas las garantías que el diario pone como prueba de su independencia editorial, cuando remacha la cuestión con la “convicción” de que “El País se debe como cualquier otra a sus accionistas”. No hay más preguntas, señoría.

Lo de las “tendencias libertarias de muchos de quienes ocupan las redes sociales” me ha llegado al alma, pero para bien. Aunque quizá, y tristemente, haya podido ser la razón por la cual han despedido a grandes periodistas cuyo perfil en estas redes era más que notable para tratarse, según Cebrián, de “una plantilla envejecida” y que carecía de profesionales con “perfil digital”. Y tal.

Aquí lo dejo. Un abrazo también a los que se quedan en esa redacción, a la que el artículo que comento no da futuro alguno.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: