Un cementerio español sólo para soldados alemanes

Nunca en mi vida he hecho un viaje en balde. Siempre descubro algo, los viajes me construyen. Como los libros. El pasado fin de semana estuve en Cáceres. Fui para una matanza y para comprar pimentón, y descubrí que en Cuacos de Yuste, hay un cementerio alemán. Es un pequeño cementerio, discreto y casi escondido, en la carretera que une la población con el monasterio donde Carlos V decidió retirarse en sus últimos días. Aquí están enterrados 26 soldados alemanes de la primera guerra mundial y 154 de la segunda. Pasaban por aquí, unos en avión y otros en barcos o submarinos. Unos aparecieron en las costas, náufragos gravemente heridos o muertos; y otros en tierra firme, pilotos de avión, caídos de una guerra que no era la nuestra. La mayoría de ellos tiene 20 o 22 años. Hay uno de 42 años. Ingeniero. Por la fecha de la lápida, alguno murió un año después de terminada su guerra, y uno piensa si resultaría herido y falleció tras un año de dolorosa agonía en algún hospital español de aquella época, solo y lejos, sin gloria y quizá sin memoria. Rodeado de moscas y de monjas.

Esta foto la hizo mi hijo Juanjo (13 años)

Es aquí, entre robles y olivos, donde esos muertos tienen ahora su última y digna morada. En los años ochenta, se decidió reunir en este lugar a esos soldados que habían sido enterrados hacía décadas en distintos lugares de España. Este es uno de los más de 800 cementerios que cuida la Organización Alemana para la Conservación de Cementerios de los Caídos de Guerra. Se trata de una organización que vive de las cuotas de sus socios y donaciones voluntarias (70%) y de las subvenciones públicas (30%), y como todo lo alemán, está muy bien organizada. Entre otras cosas, se dedican a investigar dónde quedan huesos de sus soldados muertos para recuperarlos y darles un enterramiento digno.

En su web explican, entre otras cosas, que los cementerios pueden ser lugares de reconciliación, de solemnidad y de memoria, pero también lugares utilizados por grupos extremistas para sus manifestaciones políticas. Así que cuentan con actividades para prevenir esas manifestaciones y, sobre todo, advertir a los jóvenes del peligro que suponen esas ideologías. No las nombran, pero se entiende. En el apartado sobre los campamentos de verano (los llaman campos de trabajo, ya tienen humor) explican que en ellos los chavales además de cuidar las tumbas, aprenden historia “por la paz y contra el olvido”.

Vale. Puede parecer un poco extraño, friki si quieren, pero ¿se imaginan un programa similar en España? ¿Aprender de la historia? ¿Reconciliación, educación, prevención del fascismo? ¿Se imaginan buscar en las cunetas sin que un juez tenga que autorizarlo, sino solamente porque los vivos necesitamos enterrar a nuestros muertos con dignidad, desde la noche de los tiempos?

Cuando fui a Berlín, había una exposición sobre la propaganda y la violencia callejera como elementos que auparon al régimen nazi. En ella, había fotos de los principales responsables de aquello, y sólo había un retrato frente al cual no se paraba ningún alemán: el de Hitler. Pasaban de largo, no se detenían a leer sobre él. Es alguien cuya memoria les avergüenza y atormenta. No quieren ni verlo. Spain is different. Spanien ist anders.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

Un pensamiento en “Un cementerio español sólo para soldados alemanes

  1. Muy buen artículo (y muy buen blog). Enhorabuena. Sigue…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: