Cómo ser la mujer del César en tiempos de smartphones

etruscosUno de los dichos que más odio es el de que la mujer del César tiene que ser decente y además, parecerlo. Lo odio por lo que tiene de rancio en general y porque coloca a la mujer como complemento, como adorno de otro. Muy de vieja’l visillo todo.

Pero en estos tiempos de Internet y smartphones, en los que una foto da varias vueltas al mundo en pocos minutos, hay que reinterpretar ese rancio dicho para aplicarlo a la fragilidad de nuestras intimidades y a la imparable rapidez con que se comparten si tienen su público. Estos días ha sido noticia la fiesta de cumpleaños de un futbolista poco después de perder con el eterno rival de su equipo por un doloroso 4-0. Su agente, Jorge Mendes, ha dicho que no es justo que lo privado acabe siendo publicado, pero me pregunto dos cosas: ¿qué esperaba? Y, ¿cuánto tardarán en requisar los móviles en esas fiestas? El futbolista ha dicho que la fiesta ya estaba programada antes del desastroso partido, pero ¿no cabía esa posibilidad, perder así? ¿Y que se pudiera interpretar mal la fiesta? Sí, claro que sí. Pero nadie pensó que fuese a trascender, aunque era previsible.

Me acordaba yo de Jorge Lorenzo y de su estrepitoso error con el vídeo que hizo en 2013 para uno de sus patrocinadores, en el que mostraba su casa de Barcelona, con varias mujeres situadas estratégicamente para adornar los jakuzzi y las piscinas de la vivienda. Todo de dudoso gusto y además sin empatía ninguna hacia un país, el de Jorge Lorenzo, en el que esos días se hablaba de gente comiendo de la basura y niños en riesgo de pobreza. Entonces, en su descargo, el motocilista explicó que había sido un vídeo para el mercado americano… ¿en Youtube? Cariño, no estás en una emisora local de Miami o en la KCRG TV9 de Iowa, estás subiendo eso a Youtube. Quizá no puedan verte en China pero en tu país te van a ver. ¿No te lo dijo nadie?

En la gala de los Goya, Antonio Banderas hizo un discurso muy bonito para agradecer el galardón que recibió por el trabajo de toda una vida dedicada al cine a ambos lados del Atlántico. Y dijo algo muy importante. Cuando hacía una película, rodaba una escena o un plano, “mi mente estaba puesta en España. No en Arizona, ni en Cleveland. Lo importante era cómo se vería este trabajo en mi tierra, en Málaga, en mi barrio”.

Si Jorge Lorenzo o Cristiano Ronaldo se hubieran preguntado cómo se vería lo que estaban haciendo en su país, en su ciudad, en su barrio, en su afición, no lo habrían hecho. O quizás sí, y entonces lo que necesitaban es que alguien con empatía suficiente les aconsejara no hacerlo.

Hoy vivimos en un mundo en el que el concepto de frontera se desvanece. No hay mercado americano y español. No hay frontera clara entre lo público y lo privado. La vida de cualquiera está tan expuesta como si tuviera lugar en un escenario o una pantalla de cine. Por eso, antes de rodar, pensemos cómo se verá nuestra película en todos los contextos a los que llegará el estreno de forma casi instantánea. Actúa como si fueras la mujer del César: tienes que parecer decente. Y además, serlo.

 

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: