Archivo de la etiqueta: becarios

La UIMP deja fuera de su programa de becas a los mayores de 40 años

ImagenLa Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) no becará a ningún mayor de 40 años en sus cursos de verano. Creo que por primera vez en su historia. Yo siempre he querido ir a Santander a esos cursos de verano, pero el trabajo o la crianza de los niños me lo han impedido. Este año puedo ir, y ya que no está la economía familiar para tirar cohetes pero mi expediente académico sí, y podría permitirme al menos estar ahí compitiendo con otras personas por obtener una de esas becas, busqué los requisitos para solicitar una de las ayudas que ofrecen cada año.

Pero tengo 42 años. Y por lo que se ve en la imagen de arriba, estoy vieja para ser becaria.

Es verdad que el artículo 14 de la Constitución dice que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, y que no dice nada de la edad (aunque sí habla de nacimiento, que podría servirnos para el caso). Pero supongamos que en lugar de la edad, la UIMP hubiera elegido otro criterio para dejar a algún colectivo fuera de esa convocatoria. Imaginemos que hubieran decidido que no podrían optar a las becas aquellas personas que fueran rubias. O zurdas. O vascas. O del Atleti. ¿Lo verían normal? ¿Sería constitucional? ¿Qué motivos hay para dejar fuera a los mayores de 40 años?

He comprobado que anteriores convocatorias, al menos las de los últimos cinco años, no incluyen semejante criterio de discriminación. Podéis consultarlas en este enlace.

Parece que este no es país para viejos.
ACTUALIZACIÓN: He llamado a la UIMP con el siguiente resultado:

  • una recepcionista o auxiliar administrativa ha considerado inadmisible el hecho de que los cuarentones quedemos fuera de la convocatoria de becas, y me ha invitado a llamar a Secretaría General a que me den explicaciones;
  • en Secretaría General me dicen que mande un correo, que la secretaria general lo contesta todo aunque hoy empiezan los cursos y está todo el mundo muy ocupado. En cuanto conteste alguien, os lo cuento.
  • he presentado una queja sobre esto al Defensor del Pueblo. Ya, no os riáis.
  • según he podido comprobar aquí, aunque la Constitución Española no hable de la edad como elemento que no puede ser motivo de discriminación, la Carta de los Derechos Universales de la UE sí lo recoge (gracias por el apunte, Ramón Ordiales), como podéis ver:
Artículo 21 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE

Artículo 21 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE

 

 

 

 

NUEVA ACTUALIZACIÓN (20-6-13): La web de noticias Cuarto Poder se hace eco aquí de este asunto y ofrece información sobre el por qué de la negativa de la UIMP a dar becas a mayores de 40. Lo más relevante de esa información es que nadie dice por qué se ha tomado la decisión de dejar fuera de la convocatoria a un determinado sector de la población.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Sé bueno con tus becarios porque ellos serán tu reputación

Ha ocurrido algo fascinante: con la crisis (o “con la que está cayendo”, ese eufemismo), se está destruyendo empleo neto, y por tanto ha aumentado el número de trabajadores disponibles que desean cada uno de los puestos existentes. Aquí sí ha funcionado la ley de la oferta y la demanda de tal manera que el valor del puesto de trabajo ha subido y, consiguientemente, el valor de los trabajadores, ha bajado: éstos se muestran -nos mostramos- dispuestos a trabajar por menos dinero, con menos derechos, y más horas, de forma que lo que ha sucedido es que la “mano invisible” ha funcionado como eficaz instrumento al servicio de la flexibilización de nuestro “rígido” mercado laboral.

Las empresas, todas, no han tardado en darse cuenta del asunto y aprietan tuercas por todas partes, pero claro, eso no sale gratis y como dice el viejo dicho castellano, lo barato sale caro y el dinero del mezquino hace dos veces el camino. He detectado varias cosas relacionadas con la reputación que muchas empresas deberían valorar antes de tomar a la ligera decisiones sobre personal. Hablo de la reputación. De la calidad no hablo hoy pero el bajón se nota, aunque en estos tiempos el precio de las cosas es casi el único valor que miramos en lo que compramos y contratamos, porque somos todos más pobres.

Una de esas cosas relacionadas con la reputación son los becarios: si contratas becarios, les pagas mal, los tratas peor y abusas de ellos, piensa que son jóvenes, hiperconectados, con mucho tiempo libre para pasar con sus muchos amigos. Y sobre todo, con un enorme futuro por delante en el que establecerán nuevas amistades, nuevas conexiones y tendrán nuevos empleos. En todos esos ámbitos, hablarán mal de la empresa o empresas que los explotaron. Y no sólo contarán lo que hiciste con ellos, sino todas tus miserias. Así que piensa si tus becarios son felices, si se sienten respetados y creen que están aprendiendo en lugar de ser tratados como mano de obra esclava, porque igual se convierten en prescriptores de tu marca. O hunden tu reputación.

Otra práctica relacionada con este tema son las ofertas de trabajo. Si tu empresa publica ofertas de trabajo en la que propone pagar a 5 euros la hora a un profesional con experiencia, proactivo y con habilidades comunicativas, piensa que cualquier día se te organiza un escrache en la puerta. O en Twitter. Puede ser que las muchas visitas que tu cochambrosa oferta ha tenido en Infojobs no se deban al interés que hay en la red por tus ofertas de trabajo, sino porque te están poniendo a caldo en alguna red social. Si tu oferta es anónima, si no se ve el nombre de la empresa que ofrece ese puesto de trabajo tan fatalmente pagado, piensa que quizá alguien acabe averiguándolo (no suele ser difícil) y entonces tendrás una verdadera crisis de reputación. Si tienes vergüenza, igual tienes hasta una crisis de bochorno: lo sabrás porque súbitamente te arderán las orejas.

Ah, y otra cosa: cuando tus responsables de Recursos Humanos vayan a insertar una oferta de empleo en LinkedIn, en Infojobs o en algún sitio similar, que cuiden varias cosas:

– la ortografía: he visto cosas que no creeríais.

– la redacción: gente que no sabe poner sujeto, verbo y predicado, en este orden, que no se meta a escribir frases subordinadas, que se lía.

– la descripción del puesto: si quieres un responsable de Comunicación Externa y Gestión Económica, piensa que, o lo uno, o lo otro. Ningún buen profesional económico financiero es experto en Comunicación Externa; si lo es, que me lo presenten; y si lo cree, que me diga qué se mete y dónde lo compra, que es bueno.

 

Etiquetado , , , , , , , , ,
Anuncios